"El peor analfabeto es el analfabeto político. No oye, no habla, no participa de los acontecimientos políticos. No sabe que el costo de la vida, el precio de los frijoles, del pan, de la harina, del vestido, del zapato y de los remedios, dependen de decisiones políticas. El analfabeto político es tan burro que se enorgullece y ensancha el pecho diciendo que odia la política. No sabe que de su ignorancia política nace la prostituta, el menor abandonado y el peor de todos los bandidos que es el político corrupto, mequetrefe y lacayo de las empresas nacionales y multinacionales" Bertolt Brecht

martes, 22 de diciembre de 2009

Dos años de Macri



Pequeño video resumen, que se hizo en base a la burda propaganda que el Gobierno de la Ciudad sacó por estos días.

lunes, 21 de diciembre de 2009

La distracción Posse


Tero: Ave sudamericana que se caracteriza por gritar lejos del nido, para distraer enemigos.

Extraña designación la de Posse. O tal vez no. Responde exactamente a la ideología del grueso de los integrantes del macrismo (empezando por su líder) y le permite a Macri congraciarse con el núcleo más duro de sus votantes luego del "tropiezo" del matrimonio entre personas del mismo sexo.
Lo nombraron al frente del Ministerio de Educación, área en la que la gestión ha sido por demás conflictiva, pero no precisamente por sus dotes de negociador (como diplomático de carrera debería tenerlas).
La primera lectura que parecía surgir de la nota del diario La Nación que desató una fuerte ola de rechazos hacia Posse era que el artículo (que hacía tiempo que el diario lo tenía sin publicar) fue puesta en tapa por influencia del Arzobispo de Buenos Aires, Cardenal Bergoglio, aún enojado por la decisión del Jefe de Gobierno de permitir una boda Gay justo en la Ciudad de Buenos Aires. Esta lectura tiene algún asidero en el hecho de que los candidatos a Ministro más ligados a la iglesia (como la Diputada Morales Gorleri) habían sido vetados por Bergoglio, profundamente enojado con Mauricio Macri (algunos hombres de la iglesia vaticinaban por estos días que el episodio del matrimonio había enterrado las chances de Macri de ser candidato presidencial).
Pero hay otra lectura, mucho más preocupante, que es la utilización de la figura de Posse para desviar el eje de la atención lejos del escándalo de las escuchas telefónicas y de los múltiples balances negativos de los dos años de gestión del PRO, algo que buscado o no, está ocurriendo en este mismo momento.
No sé si hay un acuerdo entre los medios y Macri al respecto (estos días el balance de dos años de gestión PRO ha tenido una fuerte presencia en los medios y por lo tanto un considerable gasto), o si incluso hay entendimientos políticos con el Gobierno Nacional para desviar el tema (Página 12 del domingo 20 de diciembre sólo habló de Posse). Lo cierto es que estamos todos enfocados en un tipo que lejos está de cumplir función alguna en el Gobierno de la Ciudad (el decreto 1.106/09 crea una especie de Ministro en las sombras que se ocupa de todos los aspectos de la gestión) y que aparentemente pasa mucho más tiempo de gira por los medios diciendo lo que mucha gente quiere oír en lugar de ocupar su despacho o de visitar las escuelas de la Ciudad.
La discusión ni siquiera parece centrarse en la política educativa de Macri, en los recortes de becas, en los malos sueldos de los maestros o lo que hace con la plata que tiene para construir y reparar establecimientos educativos, razones más que suficientes para cualquier plan de lucha de los docentes, y mucho más importantes que seguirle el circo al bufón de turno.

jueves, 10 de diciembre de 2009

Veredas, escuelas y hospitales



(clic en la imagen para agrandar)

Dos años de gobierno de Mauricio Macri son toda una invitación a hacer balances. De los muchos que se me ocurren me parece interesante mostrar un cuadro que prácticamente me exime de demasiados análisis.
La gestión del ingeniero ha tenido en materia económica algunos ejes muy notorios: aumento de impuestos, endeudamiento, venta de activos (hace pocos días se vendió al único oferente que participó de la subasta un terreno en Catalinas por $ 95 millones) y déficit. Todos estos recursos deberían sobrarle para cumplir holgadamente con sus promesas.
Ya explicaré con más detalle en una nota próxima por qué se miente cuando se dice que la falta de financiamiento provocada por el Gobierno Nacional fue un obstáculo a la gestión, pero en parte deberíamos dudar del argumento observando el cuadro que encabeza esta nota: podemos ver que en los años 2008 y 2009, a pesar de que los montos votados para infraestructura escolar y hospitalaria por parte de la Legislatura eran individualmente muy superiores a las partidas destinadas a mantenimiento de la vía pública, finalmente se terminó invirtiendo en esto último más del doble que en obras en Salud y Educación (la tendencia en el año en curso da una fuerte impresión de ser irreversible). Lo peor es que para el presupuesto 2010 se envió un proyecto que sincera la decisión: se le otorga más presupuesto al área destinada a arreglar veredas que a Educación y Salud, que ven disminuidos sus presupuestos en forma considerable.
Si sumamos los presupuestos originales para las distintas áreas en el año 2008, encontramos que se preveía invertir $ 765.102.013. Si contamos lo que finalmente se gastó, la cifra alcanza los $ 786.669.378, es decir bastante más.
No hubo un problema de financiamiento ni una falta de recursos. Hubo una clara decisión de priorizar el maquillaje de la Ciudad.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails